Nuestro Taller de Yoga

Nuestro Taller de Yoga: La unión del juego y de la relajación


Nuestro taller de Yoga : La unión del juego y la relajación. Como sabéis los garabatos de Montessori ha dedicado un hueco a la realización una vez por semana de esta disciplina durante el horario escolar y además como actividad extraescolar (yoga en familia). Pero, ¿es tan beneficioso como nos lo cuentan o realmente se trata de una moda sin verdaderos argumentos?






Es cierto que sí, está de moda, yo misma me cuestioné en su momento si la práctica a tan temprana edad podía realmente aportar tantos beneficios como se plantean., por ello decidí formarme como instructora para niños hace un par de años y a lo largo de mi corta experiencia ya he podido confirmar que esta “moda” se debe a la cantidad de beneficios físicos y psíquicos que conseguimos. Vivimos en la sociedad de las prisas y de la competitividad, queremos que los niños al igual que los adultos consigan los máximos logros posibles, y queremos brindarles la oportunidad de desarrollar al máximo sus capacidades, todo lo hacemos por y para su bienestar, sin darnos cuenta en muchas ocasiones de que les estamos transmitiendo un mensaje de vida acelerada y como consecuencia el estrés ha pasado también a formar parte de la vida de los niños.

Comencé realizando yoga en talleres de habilidades sociales con menores, me di cuenta que estos niños estaban viviendo una situación de mucho estrés por diferentes razones personales y por la presión ante las expectativas que padres y maestros tenían puestas en ellos; rápidamente nuestras sesiones de yoga se convirtieron en un momento en el que compartir, reír, descubrir sensaciones y parar por un momento consiguiendo olvidarnos del mundo y centrarnos en nosotros mismos.

Los expertos señalan como la mejor edad para iniciarse en el yoga los 4 años. A esa edad, los niños y niñas aún conservan su flexibilidad innata, pero también son capaces de entender los ejercicios, mantener las posturas correctamente sin hacerse daño y concentrarse en su cuerpo y los movimientos. Es una buena edad para aprender a respirar y relajarse. Aunque practicarlo antes de esta edad me parece una excelente oportunidad de observación, para ir interiorizando y normalizando los ejercicios que proponemos ( asanas o posturas y pranayamas o respiración).

Para los niños es simplemente una actividad lúdica, sin más. Sin embargo, detrás del yoga para niños hay muchos más beneficios que el de la diversión. ¿Quereis conocerlos?

El yoga tiene beneficios directos para el desarrollo y la salud en general del niño:

-Ayuda a controlar y calmar las emociones porque permite eliminar la ansiedad a través de los estiramientos y la respiración estimulando el autoconocimiento.

-Mejora la concentración mental, la forma física ( fuerza y flexibilidad) y la autoestima.

-Los beneficios de la relajación favorecen el sueño y disminuyen o apaciguan la ira, los más tímidos ganarán confianza y aprenderán a aceptarse como son.

-Mantiene los huesos fuertes, sanos y correctamente alineados ( mejora hábitos posturales), y los músculos que los envuelven flexibles como la plastilina.

-Las posturas de equilibrio mejoran el sentido de la orientación, la estabilidad, la coordinación, la agilidad y la concentración además de avivar la creatividad y agudizar la mente.

-Las posturas que llevan nombre de animales y de formas de la naturaleza ayudan a potenciar la imaginación y el juego, favoreciendo el desarrollo correcto y equilibrado de su cerebro.

-Al no ser competitivo los niños no tienen que compararse con otros, no se les presiona para que mejoren ya que cada uno lleva su propio ritmo.

¿Pero qué hacemos exactamente? ¿Cómo es una clase de yoga para niños?

Las clases no tienen una finalidad espiritual, ya que mi objetivo no es inculcar ningún tipo de creencia en los niños más que despertar el interés en sentir su propio cuerpo y conectarlo con su mente. Las clases las dividimos en 5 partes, siempre dejando lugar a la improvisación, los niños son muy creativos y a veces nos ayudan a cambiar completamente la dirección positivamente.

1 El calentamiento: Comenzamos hablando sobre cómo nos sentimos, qué vamos a hacer en el día de hoy y recordando la importancia de prestar atención, para ello hemos de abrir bien nuestros ojos y oídos. A continuación comenzamos moviendo y masajeando nuestro cuerpo.

2 Respiración ( pranayama): Imprescindible que se haga siempre por la nariz., oxigenamos cada célula de nuestro cuerpo y nos llenamos de energía para comenzar el ejercicio físico. Podemos usar pajitas, globos o técnicas de respiración como la respiración del conejo, el elefante, la abeja, utilizando las vocales, etc...

3 Las posturas ( asanas) : Principalmente realizamos las posturas a través de una historia, y las enlazamos, de manera que los niños tengan mayor interés en seguir los ejercicios. Suelo utilizar siempre las mismas; vamos al espacio, vamos a la selva, vamos al desierto,etc...

4 La relajación o visualización: os dejo un ejemplo:
Relajación de la gelatina y la roca.

Tumbados boca arriba, toma una respiración profunda, y siente como tu tripita se hincha como un globo.....para, y al soltar el aire siente como tu tripita se desinfla....despacio.....y como todo el cuerpo se va pegando en el suelo como un chicle...Imagina ahora como todo tu cuerpo se pone duro, como un roca....tensa, ponlo duro, tensa un poquito más apretando la cara, la barriga, los brazos, los puños, la barriga, el culete ,las piernas y los último los pies recordad todo nuestro cuerpo es una roca ... ah , y soltamos despacito, ahora tu cuerpo estará como una gelatina.....

5 cierre: cantamos una canción (mantra) acompañado de un juego de manos o baile que nos ayuda a mejorar la coordinación y la memoria.

Me gustaría explicaros que la finalidad de los mantras es inducirnos a un estado de mayor relajación y concentración, estos son simplemente palabras o frases positivas, por lo cual, podemos también crear nuestros propios mantras que finalmente sí, pueden ser en cierto modo como un mensaje subliminal destinado a llegar a nuestro inconsciente, con el cometido de inducir un estado de conciencia positivo. Por ejemplo: I am happy, i am Good....

En definitiva, con este artículo quería acercaros un poco más al trabajo que realizan con los niños cada semana, en el que ponemos todo el amor y cariño del mundo y como siempre, enseñando, pero sin dejar de aprender.

Ana Atienzar Jiménez - Guía Montessori de Comunidad Infantil




Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a los Reyes Magos

Yo quiero Pertenecer

La importancia de la risa con nuestros pequeños