Carta a los Reyes Magos

Carta a los Reyes Magos


Queridos Reyes Magos:

 Mi nombre es Lucía, aunque eso seguro que ya lo sabéis (por eso de ser magos), pero yo os lo recuerdo por si acaso, que sé que tenéis exceso de trabajo estos días y os podéis hacer un jaleo con los regalos.






Este año he sido más o menos buena...bueno, depende de a quien le preguntéis. Mi abuela siempre me dice que soy muy mala. Ella suele decir que los niños son nobles y las niñas son malas, y no lo llego a entender muy bien. Debe ser ese el motivo por el cual a veces pego. A veces, cuando mi hermanito pequeño me quita y rompe mis pinturas me pongo muy nerviosa y le pego. Yo no quiero hacerle daño, pero no encuentro palabras para decirle que eso no me gusta. Mi abuela me dice que no se pega, que tengo que entender que es pequeño y que yo, como soy mayor, tengo que compartir. ¡Pero son mis pinturas! Y son tan bonitas... con esos colores brillantes. ¡El rojo tiene purpurina! ¡Y me las regalaron por mi cumpleaños! Mi abuela es mayor que yo y no quiere compartir su móvil conmigo porque dice que soy pequeña y lo puedo romper...yo creía que ya era mayor y que había que compartir. Vaya lio. Queridos Reyes Magos, ¿cuántos años tengo que tener para no compartir mis juguetes?

Si le preguntáis a mi mamá os dirá que soy muy buena y muy guapa... menos cuando lloro, que me pongo muy fea. Mi mamá dice que deje de ser una llorona y que no me comporte como un bebé. ¡Y yo no quiero estar fea ni ser un bebé! Por eso cuando necesito llorar me escondo y no le digo nada a nadie. Queridos Reyes Magos, ¿ser bebé es malo?

Algunas veces me enfado y creo que me pongo muy fea también. En ese momento siento algo muy caliente en las orejas y en la tripa y empiezo a llorar y a gritar. No sé cómo controlarlo. Sólo sé que quiero a mamá conmigo. Que me abrace y me diga que estará a mi lado. Que me diga lo que me está pasando porque no me gusta nada y me da miedo. Pero la seño de mi cole le ha dicho que cuando me de un berrinche (creo que lo llama así) no me haga caso hasta que esté tranquila para que no la manu... manupule?... debe ser algo horrible.

Mi papá os dirá que soy valiente porque cuando me caigo no lloro. Aunque, Queridos Reyes Magos, yo sí quiero llorar. Porque a veces me asusto y solo quiero abrazar a mi papá, pero no puedo porque a él le gusta que sea valiente. Y cuando me hago daño tampoco se lo digo porque papá me dice que eso no es nada y que no le gustan las lloronas. A papá le gusta que sea fuerte, como mi hermana. Cada mañana, caminando hacia el cole, le dice al papá de mi amigo Carlitos que otra vez me he hecho pis en la cama, que no sabe qué hacer conmigo porque mi hermana con cuatro años, nunca le dio problemas y ojalá me pareciera más ella. Cuando le dice estas cosas yo hablo muy fuerte a mi amigo Carlitos porque no quiero que lo oiga. Si se entera que me hago pis en la cama no va a querer ser mi amigo.

Mi hermana es muy lista y buena y no se hace pis en la cama y valiente...no le da miedo dormir sola en su cuarto. A mi sí. Pero papá me dice que ya soy mayor para dormir sola y que no tengo que tener miedo. ¿Y cómo se hace eso de no tener miedo Queridos Reyes Magos?

Luego me da un beso, apaga la luz y se va a dormir con mamá. ¡Daría lo que fuera por ser él! Queridos Reyes Magos, seguro que todo lo que os he contado ya lo sabíais, pero no está de más comentaros que bajo mi punto de vista creo que he sido muy buena. Por eso os añado una lista de cosas que me gustaría que me trajerais:

-Un pantalón que me pueda manchar en el parque. Los vestidos son incómodos y con ellos la abuela no me deja sentarme a jugar en la arena porque dice que se manchan.

-Unas pinturas que no se puedan romper.

-Y un poco de ayuda para ser mejor y que papá y mamá me quieran como a mi hermana.

Muchas gracias, Queridos Reyes Magos. Nos vemos el año que viene.

“Lo que hacemos y decimos es casi determinante en la plantilla de vida que construye la infancia formándose a nuestro lado. Cuidémosla y estaremos cuidando nuestro futuro y el futuro de niños emocional y mentalmente sanos.”

Elena Molina - Guía Montessori de Casa de niños




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Lenguaje Bimodal en el aula

El movimiento libre