Ambientes multinivel: aprendemos juntos

Ambientes multinivel: aprendemos juntos


“La enseñanza multinivel es una forma de organizar la enseñanza por los principios de individualización, flexibilidad e inclusión de todos los alumnos del ambiente sea cual sea el nivel de habilidades que presenten” Collicot (1991).






El sistema Montessori no divide a los niños por edades, sino por etapas de desarrollo. Los grupos en este sistema quedarían así aproximadamente:

Nido - 0 a 1.5 años
Comunidad Infantil - 1.5 a 3
Casa de Niños - 3 a 6
Taller I - 6 a 9
Taller II - 9 a 12

De esta manera, todos los niños pasan por la experiencia de ser los más pequeños de su grupo y también los más mayores. Pero… ¿Qué ventajas puede tener la mezcla de edades?

Las escuelas que siguen esta idea intentan que sus ambientes se parezcan a la vida, donde no solo interactuamos con gente con la misma edad que nosotros, sino que tenemos relación con nuestros hermanos, padres, primos, vecinos… todos ellos con edades diferentes. Así, un ambiente Montessori deja de ser un mero ambiente para pasar a ser una sociedad, donde no estamos separados por edades, sino todos juntos y aprendiendo unos de otros.

Cuando los niños son los más pequeños de su ambiente, aprenden a pedir ayuda y van adquiriendo autonomía poco a poco. Aprenden de los más grandes, observando sus comportamientos y sus trabajos. Cuando son, en cambio, los mayores, pasan a ser responsables y generosos con los más pequeños, prestándoles la ayuda que necesitan y fijando sus conocimientos adquiridos. Se convierten en el ejemplo a seguir y en el apoyo de la guía. Los mayores adquieren el rol de maestros y enseñan a los más pequeños aspectos del día a día como dónde está el material, cómo moverse y comportarse en el aula… aprenden unos de otros y desarrollan de forma natural valores como la paciencia, la compasión y la tolerancia. Los niños asumen que no todos saben las mismas cosas y se sienten libres de seguir su propio ritmo. Su autoestima aumenta y también su confianza en ellos mismos y en sus compañeros. Se sienten libres de pedir ayuda y se sienten motivados y con ganas de pertenecer y participar.



Que haya ambientes multinivel no quiere decir que no haya grados. Hay niños con diferentes niveles en el mismo salón y tanto la guía como los niños saben qué materiales pueden usar y cómo va su evolución. Así, los niños no necesitan pasar de curso para aumentar su nivel de conocimientos como ocurre en la escuela tradicional. Aquí, la guía tendrá en cuenta el nivel y el ritmo de cada niño y le presentará los materiales que necesita en cada momento. En cambio, si en vez de tener un ambiente multinivel estuviésemos en uno homogéneo, no se tendría en cuenta el nivel madurativo de cada niño, lo que llegaría a afectar su desarrollo de manera negativa.

Por el contrario, en un ambiente multinivel los guías pueden ofrecer una atención más individualizada y ajustada a los ritmos de cada niño, además de que la mezcla de edades permite un aprendizaje cooperativo por parte de los niños, lo que les permite sentirse más competentes y acceder al contenido desde el respeto a su singularidad. Como bien se ha dicho con anterioridad, este modelo de trabajo favorece la autoestima positiva de los miembros de la sociedad, ya que cada uno tiene en cuenta sus capacidades, habilidades e intereses. Participan activamente y aprenden a valorar la implicación en el grupo, ya que no consiste en estar en el grupo, sino en formar parte de él.

Mónica Compés - Guía Montessori de Taller




Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a los Reyes Magos

Yo quiero Pertenecer

CONTROL DE ESFÍNTERES