CONTROL DE ESFÍNTERES

Control de Esfínteres


Este mes me gustaría compartir con todos vosotros un tema un tanto controvertido y delicado, el control de esfínteres, con el único objetivo de ayudaros a tratar las típicas dudas sobre este tema y así lograr cambiar ciertas creencias erroneas que todavía circulan por internet o incluso en nuestra propia familia.

Habitualmente leo artículos en internet y revistas donde nos dan pautas para conseguir que los mas pequeños de la casa logren dejar el pañal como si de una receta se tratase. “ dejar el pañal en 5 pasos”, o “dejar el pañal en 3 días”......



¿A qué edad debe dejar un niño el pañal?
Para comenzar es muy importante entender que el control de esfínteres supone el paso de un comportamiento reflejo automático a una conducta voluntaria y controlada. Viene dado por el desarrollo y crecimiento del niño tanto físico como psicológico., y se adquiere paulatinamente, al igual que por ejemplo el proceso de comenzar a caminar o el de comer sólidos.

Para cualquiera de estos momentos evolutivos se han establecido unos parametros estadísticos de diferentes edades como referencia con el objetivo de entender el desarrollo humano y ayudarnos a observar si algo no está funcionando como debería, pero fijar fechas absolutas puede crear problemas tanto a los padres como a los hijos por el mero hecho de forzar una situación para la que todavía no se está preparado.

Pero el control de esfínteres no es solo una cuestión orgánica, que se acabará logrando en un momento u otro, tiene unas consecuencias psicológicas. El autocontrol tiene que ver con inhibir acciones y el control de esfínteres hace madurar al niño en este sentido. Es una gran conquista mental. Conseguir hacer pis, como aprender a leer, aportan madurez al cerebro.

No obstante con todo esto no quiero trasmitir un mensaje equivocado, no hay que tener miedo, ni adoptar una aptitud pasiva ante la situación esperando a que el niño esté maduro, porque tampoco es lo más adecuado. Siempre es importante estimular, y potenciar el interés observando el momento en el que se encuentra el niño en cada momento y facilitándole herramientas para ir entrenando sin forzar y naturalizando el proceso.

<< el control de esfínteres no se aprende, se adquiere naturalmente paso a paso y podemos estimular este proceso entrenando y motivando al niño.>>
Mitos que debemos dejar atrás
-A los dos años el niño está preparado para dejar el pañal; como ya he comentado esta edad varía, no hay niños iguales, hemos impuesto a los niños el control de esfínteres a esta edad convirtiéndolo en un problema; observa, sigue y potencia respetando, algunos niños estarán preparados y otros no., y por supuesto no tiene ninguna relación con el nivel de inteligencia.

- Las niñas aprenden antes que los niños; es totalmente falso que exista una relación entre el género y el control de esfínteres.

-Premiar ayuda a conseguirlo; es mejor que el niño viva este momento como un reto personal y no como una situación en la que satisfacer a los padres. Esto no significa que no podamos transmitirles lo contentos que estamos de que lo hayan conseguido, y motivarles. 

-El verano es la mejor época; es cierto que es la más cómoda para todos, pero no por ello la más adecuada si nos centramos en la madurez del niño.

-Una vez que empiezas no se debe volver a atrás: no se trata de una competición se trata de que el niño sea consciente de este periodo hasta que se consolide. Las regresiones son muy frecuentes, así que no os agobiéis, si esto ocurre significa que todo está siguiendo su curso normal. No obstante la observación es esencial ya que la vivencia de cambios o situaciones de estrés pueden desencadenar estas regresiones.

-Hay que llevar al niño al baño cada 15 minutos; si realmente creemos que el niño no aguantará mucho tiempo, es muy probable que todavía no esté preparado. Dar tiempo al niño y no tengáis miedo de que se equivoque y se haga pis encima, no es algo malo dejar que experimente el control del error. (pero por favor no lo utilicéis como un castigo para que aprenda las consecuencias.)
Entonces ¿ Cómo nos damos cuenta de que ya esta preparado? ¿ Cómo debemos actuar? y ¿ Cómo le ayudamos a conseguirlo de la manera más respetuosa?

Debemos tener en cuenta 3 cosas: las señales, la aptitud del adulto y el ambiente.

 Señales

  •  Hace gestos. 
  • Camina con las piernas un poco abiertas. 
  • Se toca sus genitales. 
  • Está inquieto. 
  • Empieza a avisar de que quiere hacer pis o caca o te da la mano voluntariamente para ir al baño. 
  • Es capaz de detectar la sensación de hacer pis o caca y retiene sus esfínteres. 
  • No se deja cambiar el pañal o no quiere usarlo. 
  • Acepta una nueva responsabilidad sobre sí mismo, sobre su cuerpo e higiene personal. 
  • Es capaz de encadenar las acciones que supone ir al baño: decir que quiere hacer pis o caca, caminar hasta el cuarto de baño, bajarse el pantalón, sentarse, etc.
  • Desconectar del juego para ir al baño. 
  • Tiene curiosidad por ver a los mayores y los empiezan a imitar.


 La aptitud del adulto

  • Muestra una actitud positiva, paciente y constante. 
  • Confía en el niño, acéptale y dale autonomia en la medida de lo posible Sé su modelo. 
  • Crea rutinas de sueño, comida e ir al baño ( de manera lógica). 
  • Cree en él y fomenta que se sienta responsable de la situación. Por ejemplo; podemos animarle a ir al baño, le proponemos que se baje los pantalones, probar que se siente al sentarse en el baño, esperar un poco a ver si sale pis o caca, dejar que coja un trocito de papel sólo y se limpie y para terminar dejar que tire de la cadena. (ésta última acción les suele gustar mucho, así que cuidado con dejar que tire de la cadena a lo loco). 
  • Observa las señales que el niño muestra. 
  • Valora y elogia los avances.
  •  Hablar del tema como algo natural, sin sermones y sin presionar, podemos comenzar a leer cuentos sobre el tema, lo importante es crear en él la curiosidad y el interés por el tema. 
  • Sé el ejemplo: los niños quieren imitan los comportamientos de los adultos, para ellos es muy gratificante sentir que han logrado un reto y que son mayores. Es muy importante que los niños puedan observar como los padres o hermanos van a baño. 


El ambiente

  •  Adapta el baño utilizando el orinal y/ el adaptador de WC y adapta una zona de aseo ( por ejemplo utilizando el bidé para que se laven despues las manos). 
  • Utiliza ropa adecuada para fomentar su autonomia, utilizando por ejemplo pantalones de goma en vez de con botón, braguitas en vez de bodys o braguitas de aprendizaje en vez de pañal convencional.



¿ Y cómo sabemos si el niño está preparado para lograrlo durante la noche? 
El control nocturno de la vejiga y los intestinos puede lograrse meses, o incluso años, después de que un niño logra el control diurno.

La clave está de nuevo en la observación, si el niño se levanta por las mañanas con el pañal seco, podemos comenzar a probar, siendo conscientes de que los niños muestran muchas veces retrocesos en el proceso. Espero que os haya servido de ayuda.
Ana Atienzar - Guía Montessori de Comunidad Infantil




Comentarios

  1. Muy interesante Ana, este es un tema que genera siempre dudas en los padres

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a los Reyes Magos

Lenguaje Bimodal en el aula

Lucía y Carlitos (Reflexión sobre la Paz)