Celos entre hermanos

Celos entre hermanos


Esta vez me he decidido a hablaros de los celos entre hermanos. Tenemos la suerte de tener muchos/as hermanos/as mayores y otros apuntito de serlo y en alguna ocasión me preguntáis sobre este tema.
Desde mi punto la llegada de un hermano/a es una gran noticia para toda la familia que desde luego cambiará la vida de todos. Existen muchos factores que van a influir en el hermano mayor, como puede ser la edad, la relación con sus padres, la situación familiar, el grado de comunicación familiar, etc.

Es importante que se actué con naturalidad y que los padres demuestren desde el principio el gran amor que tienen al primogénito y que sin lugar a dudas, van a seguir queriéndole y cuidándole igual, que es inevitable que habrá cambios, pero que la familiar seguirá siendo la misma, en lo esencial.




Todo esto puede parecer obvio para los adultos pero para los peques no y siempre agradecen que les expliquemos las cosas ajustándolo a las edades de cada uno.
Otro aspecto que me parece importante, es que no es necesario insistirle en lo bueno que va a ser tener un nuevo hermano/a, porque puede que al niño/a le parezca lo contrario, al menos en algunos momentos y circunstancias diarias.
Durante los meses de embarazo es bonito hacerle partícipe al menor en todo lo que se pueda, ver las ecografías, oír los latidos del corazón, hablarle a la tripita, leer cuentos o libros sobre el embarazo y animarles a preguntar lo que les preocupes o les genere curiosidad, teniendo a los adultos lo más accesibles posibles para resolver todas estas cuestiones.
En la última etapa del embarazo sirve de ayuda ir anticipando y explicando cómo será el momento del parto y que su madre tendrá que separarse, por lo tanto será normal que el niño esté más cerca o se muestre en alguna ocasión más dependiente de su madre.

Una vez que ya ha nacido el hermanito, la atención de los padres se centra inevitablemente sobre el nuevo miembro de la familia lo que da lugar a distintas reacciones. Los niños/as suelen mostrarse amables y cariñosos con el bebé, pero puede que estén enfadados o distantes con los padres.

A medida que el bebe se va volviendo más independiente, pueden suceder varias cosas que aparezcan más celos o que poco a poco se vayan suavizando siendo cada vez más cómplices y compañero de juegos.

Sucede en ocasiones y que los hermanos mayores quieran ser tratados como bebes, o es muy común utilizar el juego simbólico en el que ellos son los hermanos pequeños y quieren ser tratados como bebes. Incluso suele suceder que expresen sentimientos contradictorios de manera exagerada, sin que los padres deban preocuparse por ello. Al jugar, ensayan asimismo soluciones y opciones que jamás se tolerarían ni serían posibles en el hogar. Podría contaros ejemplos como que devuelven al bebe al hospital, lo dejan abandonado, o lo convierten en un monstruo…etc. Expresando de esta forma su consternación al tener que compartir a sus padres y de esta forma buscan sus soluciones.

En cualquier caso es importante que dentro de lo posible se mantengan las rutinas que el niño/a ya había interiorizado como propias de su edad, teniendo en cuenta que durante una temporada no hay que pedirle que haga grandes cambios y avances en su desarrollo, sino más bien darle tiempo y valorar si aparece alguna regresión, ya que necesita asimilar la nueva situación.

Y para terminar contaros que es muy importante que desde el principio los adultos eviten etiquetar a los niños. Sin duda el bebe que acaba de nacer es un ser único y muy distinto a cualquier otro bebe, tendrá temperamento distinto a su hermano/a y los padres harán constantemente comparaciones con su experiencia anterior. Suele pasar que se destaquen cualidades exclusivas a cada uno de los hijos, como si una misma cualidad no pudiese estar presente en otros hijos/as.

La relación entre hermanos es un aprendizaje para la vida en sociedad, porque continuamente se ensayan modos de resolver problemas y se experimenta la vida emocional y todo lo que ellos supone. Por este motivo los sentimientos que el bebé origina en sus hermanos suelen ser contradictorios, pero no es algo que deba preocupar a los padres. Es importante como en otros aspectos de la vida familiar, favorecer la expresión de las emociones y la aceptación de los sentimientos.

Bibliografia:

“El Niño Celoso; José Manuel OrtigosaQuiles; Ed. Pirámide, 2000. Resumen en el Banco Bibliográfico de Movilización Educativa.
“Guia para entender a tu hijo del centro Yale de Estudios Infantiles”Mayes, Cohen, Alianza Editorial, 2002 (p.268).
Rocío García - Guía Montessori de Casa de Niños




Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a los Reyes Magos

Yo quiero Pertenecer

CONTROL DE ESFÍNTERES